Fabricio Ojeda: su legado en la historia

Por Carlos Suárez

Fabricio Ojeda, junto a los camaradas de la resistencia a la dictadura proimperialista de Marcos Pérez Jiménez, había ganado un liderazgo destacado en la estima popular y de los compañeros que entregaban lo mejor de sí en los difíciles momentos de lucha. Ojeda renuncia a una cierta tranquilidad que ofrecía  ser diputado para vivir el desafío “del asalto al cielo”, según expresión de Marx, al incorporarse a las filas de la guerrilla de los años sesenta en Venezuela, liderada entre otras fuerzas políticas, por el propio Partido Comunista de Venezuela como caso excepcional en la tradicional conducta de los comunistas solidarios con la línea política del PCUS.

Queda para destacar algunos párrafos de su carta renuncia al Congreso Nacional, de fecha 30 de junio de 1962: “… un grupo de estudiantes de la UCV y yo hicimos… en el Cementerio del Sur frente a la tumba de Alberto Rudas Mezzone -uno de los tantos jóvenes caídos en la lucha por la libertad- … juramos que el sacrificio de nuestros mártires no sería en vano…desde entonces comenzamos a prepararnos para su cumplimiento irrenunciable… por ello, colegas Diputados,  expreso mi decisión de dejar el Parlamento que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño,  hoy oprimido y humillado para subir a  las montañas e incorporarme a la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes.

Luego agregaba en la misiva lo siguiente: “…Este país que es el más rico de toda América Latina, muestra un panorama de males y penurias… mientras unos lo tienen todo: comodidades, lujos, placeres y bonanza; otros nada poseen, ni nada les espera, a no ser la muerte en la más completa pobreza… Este es el drama, la horrible tragedia de nuestro país y nuestro pueblo… No hacemos las armes contra el Ejército, la hacemos contra quienes sirven a los monopolios extranjeros… hacemos la guerra contra los asesinos de estudiantes, obreros, campesinos… contra los que roban y comercian a nombre de una democracia falsa… contra una vida de corrupción, odios e intrigas; hacemos la guerra para que la aurora de la libertad y la justicia resplandezca en el horizonte de la Patria…”

Hoy, y más que nunca antes, este compromiso cobra vigencia de vida y amor con la entrega de nuestro entrañable Hugo Chávez y con la dirección de nuestro Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros.

Popup Dialog Box Powered By : XYZScripts.com