Geopolítica petrolera: causas y consecuencias

La entrada de un nuevo jugador que a un alto precio, alto costo todavía en este momento en cuanto a los costos reales de producción por barril, ha logrado primero, satisfacer el consumo interno de ese monstruo consumidor de energía que son los EE.UU., y en segundo lugar, desequilibrar tremendamente lo que venía a ser el funcionamiento del mercado petrolero, es el factor fundamental.

Hay otros factores que tienen que ver con los mecanismos de fijación de los precios a través de los contratos a futuro, que a veces se inundan en los papeles, en los mercados petroleros con cálculos mucho más allá con lo que realmente se produce, con manipulaciones de mercados a futuro que también han influido.

Por  eso ha sido, y es muy importante que luego de 2 años, todo el año 2015 y el año 2016 los grandes países productores y exportadores en el seno de la Opep y fuera de la Opep, entre ellos, el gran productor Rusia hayamos podido lograr un punto de acuerdo, ratificado recientemente que ha permitido una recuperación moderada, necesaria para reposición la inversiones de lo que es la fijación de los precios. Aún muy moderada, porque hay grandes factores que afectan la fijación de los precios.

Ese acuerdo que se logró en Viena noviembre 2016, es un acuerdo de carácter histórico y creo que abre las puertas en el futuro inmediato para que se establezcan nuevos mecanismos de gobierno del mercado energético mundial.

El centro del debate precisamente en este momento, fue el gran  debate que se dio para la ratificación de los acuerdos la semana pasada, es muy importante que se haya establecido un mecanismo de acuerdo y monitoreo de los procesos de producción y mercadeo petrolero por parte de los 24 países Opep y No Opep, eso es algo histórico, eso hay que consolidarlo, el comité de monitoreo donde participa nuestro país Venezuela. Es un mecanismo de coordinación que no había existido jamás en la historia petrolera de la humanidad, así que abre las puertas a nuevos mecanismos en cuanto a lo que tiene que ver con la investigación, con la exploración, explotación, mercadeo y desarrollo en general de las energías fósiles en el mundo.

Este es apenas un primer paso que se dio en medio de una contingencia: la caída abrupta y sostenida de los precios petroleros. Es la caída más  abrupta y más extensa en la historia de 100 años de petróleo, lo cual afectó las economías de países muy poderosos, muy importantes para las distintas regiones.

Entonces ¿Qué es lo que hay que hacer? En primer lugar, mantener el acuerdo con un altísimo nivel de disciplina, pudiéramos decir como una gran noticia que no ha sido difundida lo suficiente. Que el cumplimiento del 116% de la meta de producción que nos establecimos, es un gran logro.

Somos fundadores de la Opep, tenemos más de 50 años viendo los acuerdos y la violación de los acuerdos y hemos llegado a uno de los niveles más altos de coordinación de disciplina más altos que hayamos conocido, eso es una virtud tremenda; y además tenemos gobiernos de la importancia como es Rusia, Arabia Saudita, Argelia, Irán, bueno Venezuela que estamos en una coordinación casi diaria, para ir logrando una nueva gobernabilidad del mercado petrolero.

Estamos haciendo exploración, acercamiento para nuevos mecanismos de fijación de precios del petróleo a futuro, si bien es cierto es inédito el surgimiento de una organización como la Opep en los años 60,  si bien es cierto es inédito el surgimiento de un acuerdo de países exportadores que en el mercado petrolero somos competidores, pero hemos logrado a la capacidad de entendernos para regular el mercado.

También es cierto la necesidad de producir un nuevo mecanismo de gobierno de mercado y de los precios petroleros, que rompan con todos los mecanismos de especulación a futuro que se establecen a través de los contratos que someten la producción de nuestros países a mecanismos que no tienen nada que ver con los costos, con los riesgos con la inversión y con la necesidad de regularizar, estabilizar los mercados energéticos mundiales.

Nosotros partimos, y del hecho, y de hecho Venezuela lo está proponiendo de la necesidad de construir una nueva fórmula, desde el comité de monitoreo Opep y No Opep con la incorporación de todos los países productores y que podamos, en primer lugar explorar algo que ya existió en los años 60 la regionalización del precio del petróleo, en segundo lugar la comercialización, a través de una canasta de monedas.

Venezuela ha tenido que implementar la aplicación de una canasta de monedas para vender nuestro petróleo, abrir un nuevo camino que podamos vender el petróleo con parámetros regionalizados y una canasta de monedas donde entre a jugar la moneda china yuan, renminbi, el rublo ruso, el euro y el dólar;  con la canasta de monedas poder construir nuevos parámetros, mecanismos que están por establecerse de un nuevo mercado petrolero estable que garantice precios justos, equilibrados y constantes; y le dé un peso de gobernabilidad a los países que producimos.

Hasta ahora los países que entramos en los riesgos de la inversión, de la producción y explotación -con mecanismos no destructivos como si lo es el fracking lamentablemente- corremos todos los riesgos, ponemos toda nuestra capacidad, y cuando sacamos el producto de los puertos hacia afuera otros colocan los precios, eso debe acabarse es un debate que Venezuela propone, y nosotros con mucha entereza lo estamos llevando a los jefes de Estado de los distintos gobiernos del acuerdo de Viena, y estamos seguros que en el transcurso de los próximos meses y sobre todo en el 2018, vamos a comenzar a ver resultados positivos para el mercado petrolero, para los inversionistas petroleros para garantizar la reposición de las inversiones que es uno de los problemas que más nos preocupa.

Con precios de 20,30 dólares no se reponen las cuantiosas, inmensas inversiones que necesita la industria petrolera, y se crean unas crisis cíclicas que den ser superadas si buscamos nuevas fórmulas, nuevos mecanismos de gobernabilidad del mercado, esa es la idea central  que estamos manejando y que espero satisfaga algo tu pregunta.

El petróleo tiene mercado y si llegara a tomarse una decisión impulsiva, abrupta o errática de perseguir el petróleo venezolano y no permitir que se venda en los EE.UU., el principal perjudicado sería el consumidor estadounidense y las empresas socias desde hace 50 años, espero que no se tome esa decisión, en los EE.UU. varias asociaciones y empresas importantes están tratando de conversar en distintas instancias del poder para evitar que se tome una medida de carácter errático e impulsivo.

Venezuela tiene su plan A, B, C y sus planes alternativos y afortunadamente en esta sala puedo reconocer a varias de las empresas más importantes del mundo que están interesadas en comprar nuestro petróleo y el derivado del mismo. Tenemos poderosas asociaciones y no nos damos abasto para cubrir las expectativas de algunas de las empresas presentes.

Sobre el pago de los compromisos, la mayor cantidad de tenedores de los compromisos pendientes que tiene Venezuela para este año son estadounidenses y estamos evaluando la afectación grave de las medidas del presidente Donald Trump contra los tenedores estadounidenses y estamos preparados para cumplir nuestros compromisos.

Es la administración de EE.UU. la que está impidiendo relaciones naturales entre el Gobierno venezolano, los tenedores de la deuda y los agentes financieros estadounidenses en general.

Popup Dialog Box Powered By : XYZScripts.com