El capitalismo y la guerra

Por Eduardo Piñate R.

El 6 de julio de 1920, en el prólogo a las ediciones francesa y alemana de su «El Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo», escribio Vladimir Ilich Lenin: «…El capitalismo se ha transformado en un sistema universal de sojuzgamiento colonial y de estrangulación financiera de la inmensa mayoría de la población del planeta por un puñado de países ‘adelantados’. El reparto de este ‘botin’ se efectúa entre dos o tres potencias rapaces y armadas hasta los dientes (Norteamérica, Inglaterra, el Japón) que dominan en el mundo y arrastran a su guerra, por el reparto de su botín, a todo el planeta» (V.I.Lenin. OBRAS ESCOGIDAS, tomo I, P. 696. Editorial Progreso, Moscú) Cuanta vigencia tienen esas palabras del gran dirigente bolchevique casi exactamente, un siglo después.

Desde que surgió el imperialismo, entre otros factores con el desarrollo de los monopolios y la hegemonía alcanzada por el capital financiero, derivada de la fusión del capital industrial con el capital bancario en el terreno de la economía y la guerra franco-prusiana en el político militar, la guerra se transformó en el instrumento a través del cual la oligarquía financiera transnacional y los gobiernos subordinados a ella, dirimen sus diferencias cuando las crisis cíclicas del capital, es decir, las crisis del proceso de acumulación capitalista no se pueden resolver a través de los acuerdos entre ellas. La guerra es un proceso de destrucción de fuerzas productivas; es decir, de maquinarias, herramientas, fábricas, ciudades…y seres humanos, al servicio de la burguesía y las potencias imperialistas.

En el siglo XX y lo que va del XXI, el mundo capitalista vivió cuatro momentos de crisis que se resolvieron con guerras: en la primera década del siglo XX y la de 1929, se resolvieron con la Primera y Segunda Guerras mundiales, la de 1973 con la agresión a los países árabes en el marco de la guerra fría y en 2007 que los lanzó contra los países del golfo Pérsico.

Hoy el capitalismo vive una profunda crisis global y estructural, ahora acelerada y profundizada por el Covid19. Estamos en un escenario de recesión mundial que se acrecienta todos los días, en el marco de una confrontación geopolítica planetaria entre EEUU y sus aliados de la UE, por una parte y las potencias emergentes con China, Rusia, India y otras que le disputan la hegemonía y lo están desplazando. El gobierno de Trump asume una posición guerrerista. Nuestra tarea como revolucionarios es luchar con la paz con justicia, en un mundo nuevo, multicéntrico y pluripolar. Seguimos venciendo.

Caracas, 30 de mayo de 2020

Popup Dialog Box Powered By : XYZScripts.com